Publicado el Deja un comentario

Efectos del confinamiento en los niños

Cuando empezó el confinamiento todos entendimos que los niños iban a ser los más perjudicados por esos eternos días de encierros caseros.

Y por algo lo decíamos, de hecho ellos fueron los primeros en poder salir a la calle en pleno encierro y es que su naturaleza infantil hace del experimento social una necesidad como el comer o el dormir.

El otro día me enteré de una noticia en la que psiquiatras y psicólogos se ponían de acuerdo en que la ansiedad, el estrés o la depresión de los niños están siendo el pan de cada día en sus centros con más del 30 % de la población infantil con diagnóstico o en proceso.

Y es que todos en su mayor o menor medida salieron un día del colegio y ya no pudieron volver ni a recoger sus pertenencias, amén de no poder ver a sus amigos, ni a sus abuelos ni familiares durante meses. Y es que aunque no ha pasado el suficiente tiempo para ver las secuelas que ha provocado la pandemia si que, como he comentado en el párrafo anterior, se empiezan a ver más y más casos en los centros médicos.

Confinamiento y ahora ¿depresión?

El confinamiento y el distanciamiento social son los grandes problemas de esta nueva «pandemia» de niños hospitalizados o con problemas en forma de pesadillas, irritabilidad, apatía, nerviosismo. Y es que, en encuestas recientes, se sacaron estas conclusiones:

  • 9 de cada 10 papás informaron de cambios en el estado emocional de sus hijos
  • 25% de los niñ@s comía más frecuentemente
  • 73% abusaban de las tecnologías y/o pantallas
  • 14% de los niñ@s practica algún tipo de ejercicio

En ese sentido, siendo padres, ¿cómo podemos apreciar o diferenciar una tristeza o ansiedad habitual a algo fuera de lo normal?…….la respuesta es cuando esos síntomas perduran en el tiempo y  cuando empiezan a limitarles en su vida.

Soluciones:

  • Dar tiempo para que su frágil cerebro asimile los cambios
  • Ayuda profesional, ya sea con psicólogos o psiquiatras, lo que corresponda, cuando la cosa vaya a más
  • Estar pendientes de ellos en todo momento, de sus carencias y necesidades.
  • Pasar horas de juego con ellos

En relación a esto último, nosotros como conocedores de la materia, podemos echar una mano en esa difícil tarea para con ellos. En ese sentido, los juegos de habilidad o de mesa pueden ser un gran aliciente para una mayor socialización y psicomotricidad.

Como digo a través de redes sociales, al teléfono 644 753 677 o en nuestra tienda online  o tienda habitual podemos echaros una mano. Entre todos saldremos de esta.

Un saludo y hasta la semana que viene.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.